sábado, 6 de abril de 2024

PROYECTO HOMBRE LA RIOJA ATENDIÓ EN 2023 A 494 PERSONAS CON PROBLEMAS DE ADICCIÓN, UN 8% MÁS QUE EL AÑO ANTERIOR

 

Proyecto Hombre La Rioja ha presentado su Memoria 2023. “Una memoria cuyos datos demuestran un incremento generalizado de atenciones en todos nuestros programas.  En el último quinquenio, el número de personas atendidas ha crecido un 26%. El lado positivo de esta cifra es que la ciudadanía confía en Proyecto Hombre La Rioja para superar las adicciones y que cada vez nos piden ayuda antes”, ha explicado el presidente de la entidad, José Andrés Pérez. Puedes consultar la Memoria Completa aquí.

En 2023, Proyecto Hombre La Rioja atendió a 494 personas con problemas de adicción, lo que supone un incremento del 8% respecto al año anterior. De manera global, el número de personas que recibieron apoyo, sumando a los usuarios y sus familiares, fue de 1.790, un 10% más que en 2022. En concreto, la entidad asistió a 734 familias.

El crecimiento continuo de los programas exige, año tras año, un mayor esfuerzo. Para responder a la alta demanda, la organización contó con el apoyo del Gobierno de La Rioja, el Ayuntamiento de Logroño, el Ayuntamiento de Calahorra y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. “Existe el pensamiento generalizado de que Proyecto Hombre está financiado íntegramente por las Administraciones públicas, pero no es así. Su financiación no alcanza el 60%. Por ello, son muy importantes el apoyo de organizaciones como la Fundación Alas de Mariposa-Luysa y Félix Revuelta, y por supuesto, el apoyo constante de Cáritas Diocesana La Rioja, así como de nuestros socios y donantes”, ha detallado José Andrés Pérez.

“En 2023, cerramos el ejercicio con un resultado negativo superior a los 60.000 euros. Para equilibrar el presupuesto de 2024, hemos tenido que hacer muchos ajustes, pero en ningún caso queremos que estos repercutan en la misión social de nuestra entidad. Por ello, hacemos un llamamiento a la solidaridad de todos los riojanos. Si creen en las personas y en su capacidad de superarse, que se unan al Club de las Segundas Oportunidades, el club de los voluntarios y donantes de Proyecto Hombre La Rioja”, ha enfatizado el presidente.

En esta línea, este domingo 7 de abril se celebrará la tradicional Jornada Diocesana de Ayuda a la entidad social. Durante este día, las parroquias riojanas realizarán una campaña informativa para difundir su labor y una colecta para propiciar un espacio donde desarrollar la solidaridad y poder canalizar ayudas económicas que contribuyan a su sostenimiento. “Desde aquí, queremos manifestar nuestro agradecimiento a la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño por respaldarnos, un año más, con esta iniciativa”, ha destacado José Andrés Pérez.

 

Crece el número de jóvenes atendidos

Proyecto Hombre cuenta con diferentes programas para el tratamiento de las conductas adictivas, con o sin sustancia, que son ofertados según las necesidades y la realidad de las personas que acuden al centro. El programa ambulatorio, donde reciben ayuda las personas que no necesitan un tratamiento intensivo y pueden seguir haciéndose cargo de sus responsabilidades (laborales, económicas, familiares…), atiende al 42% de los usuarios en tratamiento. El perfil más habitual de estos usuarios es: varón (81%), entre 31 y 50 años (61%) y consumidor de estimulantes (41%) y alcohol (33%).

El segundo lugar en relevancia lo ocupa el Proyecto Reconecta, donde en 2023 se recibió a 131 chicos y chicas, un 39% más que en los últimos dos años. Actualmente, este colectivo representa el 27% de las personas que reciben tratamiento en la organización. “Este dato es especialmente significativo porque en 2019 representaban el 15%. Su perfil más común es el de un chico (76%), de 17 años (33%) que consume cannabis (67%)”, ha explicado David García, director de Proyecto Hombre La Rioja.

Asimismo, ha señalado que dos sustancias preocupan especialmente: “El alcohol, sustancia legal, y el cannabis, muy normalizado, suponen la mitad de los ingresos a nuestros programas. Mirando al futuro, aún resulta más inquietante. Muchos adolescentes se emborrachan cada fin de semana y también son numerosos los adolescentes que consumen cannabis de forma habitual”. En este sentido, el experto ha puesto el foco en la banalización y normalización que existe sobre su consumo: “Los mensajes acerca de los riesgos que conllevan no son contundentes y, en ocasiones, hasta se habla de supuestos beneficios. Estos mitos confunden a los más vulnerables, en este caso, nuestros menores”.

En cuanto a las conductas adictivas sin sustancia, como la ludopatía, la adicción al sexo o a los videojuegos, ha señalado que socavan la vida exactamente igual que las adicciones a sustancias: “En 2023, en torno al 10% de nuestros usuarios padecían una adicción comportamental”.

 

Aumenta la presencia de mujeres

Si bien los usuarios de los programas de tratamiento de Proyecto Hombre La Rioja son mayoritariamente hombres, destaca el incremento del número de mujeres atendidas. Las usuarias de los programas del centro de día, el centro residencial y el Programa Reconecta representaron, en 2023, el 22% de las personas en tratamiento; en 2019, suponían el 16%. “Las mujeres llegan con una mochila mayor. En muchos casos, cargan en exclusiva con la responsabilidad de educar a los niños, cuidar de sus personas mayores o enfermas, realizar las tareas domésticas y, además, responder con eficacia a sus obligaciones laborales. Por todo esto y los estigmas sociales, tienen mayores dificultades para iniciar el tratamiento. A veces tardan hasta 15 años en pedir ayuda”, ha contado David García.

La entidad desarrolla en la región el Programa Helena con el apoyo de la Consejería de Salud y Políticas Sociales del Gobierno de La Rioja. En él ofrece tratamientos, tanto ambulatorios como residenciales, dirigidos por mujeres y para mujeres, especialmente para aquellas con cargas familiares y/o gestantes. Además, también apoya a las mujeres cuyas parejas sufren adicciones.

“En Proyecto Hombre La Rioja tenemos en cuenta todas sus singularidades y les ofrecemos un tratamiento diferenciado y específico. Entendemos que la perspectiva de género, en la que llevamos años trabajando, no es una moda sino una necesidad; una cuestión de derechos y de efectividad de las intervenciones”, ha señalado el director.

 

Prevenir y sensibilizar para llegar a tiempo

La prevención y sensibilización ocupan un lugar destacado en la labor de Proyecto Hombre La Rioja con el objetivo de impedir, reducir o retrasar los problemas derivados de conductas disruptivas, incluido el consumo de sustancia, tanto legales como ilegales. “En nuestra larga trayectoria, hemos comprobado que, impartiendo únicamente charlas en secundaria, muchas veces se llega tarde. Por eso, desde hace años hacemos un gran esfuerzo, con el apoyo del Gobierno de La Rioja, para alcanzar a la población escolar desde edades tempranas. En 2023, en nuestros programas de prevención y sensibilización participaron 4.285 estudiantes, un 128% más que el año anterior”, ha afirmado David García.

La entidad cuenta, dentro del Programa Joven Reconecta, con tres iniciativas. Con Juego de Llaves busca promover un estilo de vida saludable y prevenir conductas disruptivas en estudiantes de entre seis y 16 años. “No les hablamos directamente sobre adicciones, sino que trabajamos aspectos tan importantes como la gestión emocional y herramientas para saber decir ‘no’ –ha concretado el director–. En 2023, llegamos a 592 estudiantes de primaria y 2.895 estudiantes de secundaria”.

En el “Programa de uso crítico de las nuevas tecnologías de la información y comunicación”, el fin es promover entre los alumnos de 6º de primaria y 1º de ESO la prevención y/o reducción del manejo problemático de las nuevas tecnologías. En tres sesiones se aborda el uso de: internet y las redes sociales, los videojuegos y los juegos de azar. En él, el año pasado, se formó a 153 estudiantes.

Asimismo, en el “Programa de prevención selectiva Anclaje”, destinado a jóvenes especialmente vulnerables por encontrarse expuestos a más factores de riesgo asociados al abuso de drogas, la meta es fortalecer los vínculos positivos entre padres e hijos; favorecer una percepción de riesgo del consumo de sustancias; y potenciar el desarrollo de competencias personales, tanto en los padres como en los hijos. En 2023, 645 estudiantes recibieron información y fueron sensibilizados en este programa.

“Consideramos vital ofrecer formaciones de calidad a los profesionales y a los padres. Así puedan detectar de manera temprana conductas de riesgo y evitar que se conviertan en un trastorno adictivo donde sea imperativo el tratamiento de deshabituación”, ha explicado David García. Por ello, el director de Proyecto Hombre La Rioja ha hecho un llamamiento a los adultos: “No esperéis a que haya un problema grave. Llamadnos cuando tengáis la sensación de que algo se os escapa de las manos”.


Memoria

Descargar en pdf

lunes, 1 de abril de 2024

Materiales para la Jornada por la Vida 2024

 



«La vida, buena noticia» es el lema que se propone para la Jornada por la Vida 2024. Una Jornada que la Iglesia celebra el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, pero que este año, al coincidir con el lunes Santo, se traslada al 8 de abril. La Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida ha sido la encargada de elaborar los materiales para su celebración y difusión.

6 de abril: Jornada por la Vida en el Espolón

¿Cuál es el mensaje de los obispos?

Los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida plantean la vida como una buena noticia siempre. Y así, afirman, “debe ser recibida y valorada y cuidada, desde su concepción hasta su muerte natural”.

¿Por qué la vida es una buena noticia?

La vida no es “un derecho absoluto a la libre disposición del criterio humano” es “un don de Dios” y este es el motivo “más profundo” para que sea considerada “una buena noticia”. Los obispos distinguen entre el don que “es algo que acogemos porque se nos entrega” y el derecho que “es algo que nosotros podemos exigir, con sus límites en el caso de la vida”. También señalan la diferencia entre regalo y don. El primero, “es algo que se me da para que disponga de ello como quiera”, mientras que el don “implica una tarea, una responsabilidad”, con unas implicaciones al inicio, en el transcurso y al final de la vida. 

Al inicio de la vida

El hecho de que la vida sea un don y una buena noticia “nos invita a acogerla siempre, incondicionalmente”. Por eso hay que ayudar a las madres a descubrir “que la vida que llevan en su seno realmente es una buena nueva”.

Los obispos defienden una valoración positiva de la maternidad y de la vida humana naciente que se visibilice con “ayudas efectivas integrales” para que las madres que afrontan un embarazo inesperado “puedan seguir gestando a su hijo sin apuros” y para que las familias “puedan plantearse libre y responsablemente la posibilidad de concebir un nuevo hijo”.

Que la vida sea un don también implica que “no hay un derecho absoluto a tener un hijo”. En este sentido, acogen “los avances médicos que ayuden a detectar las causas de la esterilidad, intentando remediarlas”, pero recuerdan que “no se deberá emplear la técnica para producir de manera artificial la fecundación”.

Consideran que es más grave cuando “para obtener un bebé, se acude a un vientre de alquiler”. Así, se unen a la petición del papa Francisco, en su discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sedepara que la comunidad internacional se comprometa a prohibir universalmente la práctica de la maternidad subrogada. Una práctica “deplorable”, como señaló el Santo Padre que “ofende gravemente la dignidad de la mujer y del niño”, y que “se basa en la explotación de la situación de necesidad material de la madre”. Un hijo “es siempre un don y nunca el objeto de un contrato”.

En el transcurso de la vida

El hecho de que la vida sea un don y una buena noticia implica, durante el transcurso de la vida, “el cuidado de cada vida humana especialmente en las situaciones de fragilidad”.

Los obispos denuncian la trata de personas y la esclavitud moderna “porque son claras violaciones de la dignidad humana, ya que reducen a las personas a meros objetos de explotación económica y física”.

También piden paliar las situaciones de pobreza extrema, “porque son muchos los que no tienen acceso a recursos básicos como alimentos, agua potable, atención médica y vivienda digna”. Revisar “nuestras actitudes hacia las personas migrantes, evitando el desinterés y los prejuicios. Y evitar “que haya personas en condiciones de trabajo inhumanas, con salarios injustos y falta de derechos laborales básicos, lo que priva a los trabajadores de su dignidad al tratarlos como meros instrumentos de producción en lugar de seres humanos con necesidades y aspiraciones legítimas”. En definitiva, “es necesario fomentar la coherencia en nuestro planteamiento de concebir la vida como buena noticia, porque esto no se refiere solo a algunas realidades”.

Al final de la vida

También en la ancianidad y la enfermedad terminal la vida sigue siendo una buena noticia, lo que implica “tener cuidado para no actuar según el criterio de que en esos momentos la vida ya es una carga pesada que debe eliminarse”.

Los obispos entienden que este cuidado “debe darse principalmente en el contexto de la familia” y reclaman apoyo para que las familias “puedan atender a sus mayores”.

Los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida concluyen su mensaje “invitando a levantar la mirada a la vida eterna porque nuestra existencia trasciende los límites temporales de este mundo”. A través de la encarnación de Jesucristo, “Dios se hizo hombre para redimirnos y abrirnos las puertas del cielo”. La encarnación “no solo nos revela el amor infinito de Dios por cada uno de nosotros, sino que también nos ofrece la esperanza y la promesa de la vida eterna, donde encontraremos plenitud y felicidad junto a él para siempre. Que santa María, Madre de la Vida, interceda para que seamos constructores de la cultura de la vida”.


PASTORAL DEL DUELO: 5.FORMACIÓN DE LOS COORDINADORES. (GRUPO RESURRECCIÓN)


¿Y LOS NUEVOS PARTICIPANTES?

Lo ideal es que los miembros del grupo logren, en su totalidad, la continuidad desde el principio hasta el final.

Por diversas circunstancias, puede que nuevos miembros se vayan incorporando. Hay que procurar que nos e retrase el ritmo de crecimiento del grupo y no se vuelvan a retomar temas tratados.

Los nuevos miembros no deben entrar a bocajarro en el grupo. Han de ser atendidos con entrevistas personalizadas, en más de una ocasión, por el coordinador o por los agentes del ministerio de escucha en duelo. Estos, en un encuentro muy cercano, han de permitir el desahogo de los afligidos, acompañar los pasos iniciales, tratar algunos temas ya trabajados por el grupo, informar adecuadamente de la identidad, misión y funcionamiento de un grupo de mutua ayuda, y así hacer un ingreso adecuado y progresivo.

Lo miembros del grupo han de estar al tanto de la entrada de nuevos miembros. Su acogida, empatía, testimonio personal y refuerzos positivos son de extraordinaria ayuda para que los nuevos participantes se integren con naturalidad, continuando el ritmo ya iniciado.

No es conveniente admitir nuevos miembros, cuando el grupo ya va muy avanzado en sus encuentros. Entonces, hay que formar otro grupo.

 

EL IDEARIO DE RESURRECCIÓN

Cuida tu mente y tu corazón. Si estás sufriendo, sánalos. De ellos brotan las fuentes de la vida.

El secreto de la muerte hay que buscarlo en la Vida, por eso venimos para elaborar positivamente nuestro padecimiento con un buen trabajo del duelo, para encontrarnos con sentido ante el misterio de la muerte de nuestro ser querido.

Creemos necesario querer ayudarse a uno mismo, dejarnos ayudar por los compañeros y ayudar a quien transita por la senda del sufrimiento.

Agradecemos el apoyo de este grupo de mutua ayuda, Resurrección, y nos comprometernos a participar activamente en él, a respetar las ideas, creencias y tiempos de los compañeros.

Mantendremos prudentemente el sigilo y mostraremos siempre una actitud de servicio.

Pedimos fuerzas a Jesús que sufrió, elaboró su duelo, murió y resucitó, primicia de la resurrección de nuestros seres queridos muertos y de la nuestra, para retornar de nuevo a la primavera de la vida.

MODALIDADES DE UN ENCUENTRO

Los encuentros de Resurrección tienen cuatro partes bien diferenciadas:

1.       La recepción: acogida fraterna, salutación mutua, lectura del ideario y del decálogo de funcionamiento, canción / oración.

2.       Primera ronda: desahogo emocional con la expresión libre de cada participante sobre estos disparadores: ¿Cómo estamos? ¿Cómo hemos pasado la semana? ¿Hemos meditado y practicado lo tratado en el encuentro anterior? ¿Np hemos dado la caricia positiva?

3.       Segunda ronda: desarrollo del tema del día. Breve tiempo para una evaluación personalizada.

4.       Conclusión: refuerzo positivo personalizado, apuntar tareas, anuncio del tema del próximo encuentro, oración, despedida.

Ahora veamos paso a paso el desarrollo de cada encuentro:

1.        La recepción.  El coordinador/a recibe cordialmente a los participantes, creando un clima distendido, facilitando información, interesándose por las personas. Salutación mutua de todos.

2.       Lectura del ideario. Se hace comunitariamente o por uno de los participantes, pausadamente. Breve comentario de algún punto por parte del coordinador o de quién él designe.

3.       Escucha de la canción. <<Hay resurrección>> (texto y música en www.pastoralduelo.org/Grupo Resurrección).

4.       Lectura del Decálogo de funcionamiento del grupo. Breve comentario de algún punto por parte del coordinador.

5.       Recordando. Un miembro del grupo y/o el coordinador/a sintetizan lo más destacable de lo tratado en el encuentro anterior.

6.       Ronda de desahogo (primera ronda).El coordinador invita a todos los miembros a que expongan cómo se encuentran, cómo transcurre su proceso de acción de duelo desde el último encuentro, cómo han trabajado la temática del encuentro anterior y las tareas y a comentar la acaricia positiva dada en ese intervalo de tiempo.

Los participantes no se dirigen exclusivamente al coordinador, sino a todo el grupo: el verdadero protagonista.

Todos y cada uno deben expresarse. El coordinador está al tanto para animar delicadamente a pronunciarse a los más tímidos o reservados. Destaca el esfuerzo de apertura mostrado en esta ronda por parte de todos.

7.       El tema del día. El coordinador, siguiendo la guía de coordinadores, presente brevemente unas ideas claves del tema ya anunciado en el encuentro anterior. Deja unos minutos para la reflexión personal.

8.       Dinámica interactiva entre los participantes: ronda temática (segunda ronda). Ronda de participación. El coordinador promueve la intervención de todos y cada uno de los asistentes y el ejercicio de la actitud de escucha, procura que nadie acapare el tiempo ni se interrumpan las palabras de algún miembro por parte de otro, agiliza el diálogo interactivo y está atento a que se respeten las opiniones de todos. La confrontación empática es una gran herramienta en manos del coordinador.

9.       Síntesis de lo dialogado. El coordinador/a sintetiza las principales ideas expuestas. Valora los aportes y la participación activa. Destaca el progreso del grupo. Invita a un breve silencio para una evaluación personalizada en relación a lo tratado y comentado.

10.   Refuerzo positivo personalizado entre los participantes (tercera ronda). Cada miembro del grupo elige a un compañero como destinatario de su refuerzo positivo, ánimo empático o aporte de alguna sugerencia para facilitar su proceso de duelo. Este aporte es muy conciso en contenido y tiempo. No se responde al refuerzo positivo, solo se agradece.

11.   Lectura bíblica, meditación, oración. Cerrando el encuentro: lectura bíblica, meditación y tiempo de oración personal y comunitaria. Cada doliente-<<dueliente>> escribe la cita bíblica en su cuaderno.

12.   Tareas para la semana. El coordinador insiste al final de cada encuentro en la importancia de que cada participante, durante la semana, se tome un tiempo generoso para profundizar lo tratado en grupo.

 

Siguiendo la guía de coordinadores, deja siempre unas propuestas  de lecturas o tareas que ayudarán a los participantes a seguir elaborando el duelo y presenta el tema que se tratará en el próximo encuentro.

Invita también a los participantes a que durante la semana se regalen (y regalen) una caricia positiva).

13.   Despedida cordial.

TEMAS Y OBJETIVOS DE LOS ENCUENTROS

1.     Tema: ¡Es un sufrimiento desgarrador!

Objetivo: Libertad de expresión de las emociones e ideas.

2.     Tema: El valor de afrontar las heridas.

Objetivo: ¿Por qué vengo? ¿Para qué vengo? Soy sanador herido.

3.     Tema: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Objetivo: Preguntas a uno mismo, a los demás, a Dios.

4.     Temas: La extrañeza.

Objetivo: Lo que más cuesta.

5.     Tema: Palpitar con tres corazones en uno.

Objetivo: elaborar el sufrimiento en un trabajo del duelo en camino.

6.     Tema: La ira.

Objetivo: Liberar las emociones.

7.     Tema: La difícil aceptación.

Objetivo. Aceptación o resignación.

8.     Tema: Siento culpa.

Objetivo: Sanear la conciencia.

9.     Tema: El perdón.

Objetivo: Reconciliarse es liberarse y liberar.

10.Tema. Los miedos y las ideas insana.

Objetivo: La purificación interior.

11.Tema: Elaborar el duelo en comunidad de fe.

Objetivo: Comunidad, comunicación, comunión.

12.Tema: Sus cosas. El desapego.

Objetivo: El sano y necesario desapego amoroso.

13.Tema: Caricias positivas. Avanzar en el duelo.

Objetivo. Cuidar la autoestima. Evitar el egocentrismo.

14.Tema: El duelo y el matrimonio.

Objetivo: El trabajo del duelo es matrimonial.

15.Tema. Los hermanos también hacen su duelo.

          Objetivo: ¿Cómo ayudarlos?

16.Tema: Con los familiares, amigos, compañeros.

Objetivo: El valor de los vínculos comunitarios.

17.Tema: Evaluando el proceso de duelo.

Objetivo: Los avances y dificultades.

18.Tema: ¿Por qué sufrimos? ¿Cómo sufrimos?

Objetivo: Hay padecimientos sanos e insanos.

19.Tema: ¿Dónde está mi ser querido muerto?

Objetivo: El duelo desde las dos orillas.

20.Tema. Ir al cementerio. La cremación.

Objetivo: Lo que ayuda y lo que perjudica.

21.Tema. Creo en la resurrección.

Objetivo. Jesús y la vida eterna.

22.Tema: La fe, la esperanza y el amor en el duelo.

Objetivo>: La relación con Dios y con los hermanos.

23.Tema: El amor es de ida y vuelta.

Objetivo: Purificar el amor egocéntrico.

24.Tema: Las fechas, encuentros y lugares temidos.

Objetivo: Las asignaturas pendientes

25.Tema: La vida y la muerte.

Objetivo: El legado del proceso del duelo.

26.Tema: El proyecto de vida.

Objetivo. La vida con entusiasmo.

27.Tema. Encuentro de familias.

Objetivo: El duelo nos unió.

28.Tema. Encuentro con la comunidad parroquial.

Objetivo:  Reconocer y agradecer.

29.Tema: Diciendo adiós.

Objetivo: Dar de lo recibido.

30.Tema: Concluye el proceso de duelo en grupo.

Objetivo: La caja de herramientas invisibles para momentos difíciles.

RESURRECCIÓN EN LA REDES SOCIALES

 

A) Dispone de una página web: www.pastoralduelo.org que contiene cursos, conferencia y entrevistas, y nuevas secciones con valioso material testimonial y académico, con textos y video de los principales referentes en el ámbito de la Pastoral de la Salud y del Duelo.

 

B) Videos en Youtube: Existen más de 400 vídeos, en el canal <<El camino del duelo>>. Son videos de formación y reflexión con los mejores aportes de especialistas en el tema.

Tienen corta duración. Se tocan los puntos más esenciales referentes al duelo. También en www.pastoralduelo.org/vídeos.

 

C) Audios sobre duelo. www.pastoralduelo.org/audios

D) Poscast: <<El camino del duelo>>

E) Facebook. <<Pastoral Resurrección>>


 


lunes, 25 de marzo de 2024

PASTORAL DEL DUELO: 4.FORMACIÓN DE LOS COORDINADORES. (GRUPO RESURRECCIÓN)

 

UN PROYECTO SIGNIFICATIVO DE VIDA

¿El secreto de la muerte? Búscalo en la Vida.

Puede ser que tras la muerte de un ser querido se aminore o se vacíe el sentido o gusto por la existencia humana, anulando o entorpeciendo las fuentes de la sanación. Entonces la tribulación pesará demasiado y sembrará la convicción de ser insuperable.

¿No será entonces un toque de atención de que se es víctima de una gran ceguera, de toda una manera errada de situarse ante las realidades de este mundo, ante uno mismo, ante la muerte, ante Dios?

Y cómo motivarse para elaborar positivamente esta pesadumbre. No se trata de <<sobrevivir>>, de <<seguir tirando>> en la vida.

Solo habrá verdadera liberación del sufrimiento, cuando se vaya a su raíz misma, aceptando ese cambio radical, con un verdadero proyecto existencial. Este podrá se inmanente (empieza, se fundamenta y termina en esta vida) o trascendente.

Solo un proyecto trascendente sostiene la esperanza del reencuentro con el ser querido muerto y recibido por Dios, mantiene el amor de resurrección, de subida y de bajada, y reaviva la ilusión de vivir plena y solidariamente, aquí, ahora y por siempre.

.

LAS REDES DE APOYO SOCIAL

El doliente-<<dueliente>>-sanador debe <<duelar>> su pena con un trabajo activo de duelo, pidiendo ayuda y dejándose ayudar, acudiendo a las redes de apoyo social. No hay que caer en la tentación de aislarse, de convertirse en una <<nuez>>, ni limitarse a una sola ayuda posible.

Hay que acudir a:

·         La familia.

·         Los amigos.

·         Los compañeros y allegados.

·         La Iglesia.

·         Las organizaciones de pertenencia.

·         Los grupos de apoyo.

·         La ayuda profesional.

·         Los voluntarios.

EL GRUPO DE MUTUA AYUDA

Si nadie debe vivir, gozar, crecer, envejecer, enfermar… ni morir solo, tampoco debe procesar su sufrimiento solo. Si todo en la vida es relacional, el trabajo del duelo también ha de ser relacional.

Dejarse ayudar en la elaboración de toda dolencia es algo muy sano y necesario.

Hay personas que saben ayudar. También existen grupo de mutua ayuda que hacen mucho bien. Estos están formados por personas que han vivido una experiencia similar y son conducidos por experimentados coordinadores, que también han pasado por la misma realidad o parecida y la han elaborado con un buen trabajo del duelo.

En estos grupos de mutua ayuda es posible expresar libremente la propia pena, compartir la esperanza, ayudar y ser ayudados, aprender de los demás para reactivar el poder terapéutico  de cada uno, sanar las heridas a fondo, recrear un nuevo proyecto existencial, reinsertarse en la comunidad con una misión solidaria hacia el prójimo, crecer en todas las dimensiones personales y madurar la fe.

En el grupo se ha de encontrar:

·         Apertura.

·         Respeto.

·         Discreción.

·         Libertad de participación.

·         Sigilo.

·         Ayuda mutua.

S

EL COORDINADOR DEL GRUPO RESURRECCIÓN

Su perfil

·         De gran experiencia de Dios y sentido eclesial.

·         Imagen de Cristo, buen samaritano, y de su Iglesia, en cuyo nombre actúa.

·         Con preparación bíblica y teológica.

·         De mucha esperanza.

·         Saber actuar y relacionarse con la pastoral de conjunto y con los compañeros coordinadores.

·         Muy humano y humanizador, caritativo y misericordioso.

·         Con gran actitud de escucha y empatía.

·         Con mucho criterio, discreto y ecuánime.

·         Con sentido de gratuidad, alteridad y dedicación temporal necesaria.

·         Prudente con el sigilo.

·         Experimentado por haber vivido una experiencia de aflicción y haberla resuelto.

·         Buen facilitador de las relaciones humanas.

·         Dispuesto a recibir información y formación permanentes.

·         Amante del trabajo en equipo.

·         No busca protagonismo, ni cae en la tentación del mesianismo.

·         Disciplinado en su compromiso.

·         Humilde, paciente y perseverante.

·         Conocedor de la psicología de la persona en el sufrimiento.

·         Perito en la dinámica del trabajo del duelo, desde las seis dimensiones de la persona.

·         Respetuoso con los ritmos y procesos de cada doliente.

·          Posee tenacidad y sabiduría para hacer frente a los momentos delicados y difíciles del grupo.

METODOLOGÍA DE SANACIÓN

Resurrección, grupo de mutua ayuda de la Pastoral del Duelo, quiere ofertar al doliente-<<dueliente>> un estilo de relación de ayuda terapéutico y metódico para hacerse protagonista de su sanación y enfrentarse empáticamente con su sanador herido. He aquí unos criterios que han de ser personalizados:

·         Una vez que llega el sufrimiento a mi vida, no tengo sufrimiento: yo tengo sufrimiento.

·         El trabajo de sanación lo hago desde la pena de la separación, desde el que murió. Yo soy el objeto y el sujeto de mi proceso de duelo.

·         Padecimiento es lo que la herida trabaja conmigo; lo que yo hago padecer, si no trabajo mi tribulación. Y lo que hago penar a los demás, si no elaboro sanamente mi aflicción.

·         Lo que no asumo, no lo redimo. Mi proceso de duelo no es pasividad. Nadie me cura por fuera, si yo no me sano por dentro. He de reactivar todos los recursos posibles: los personales, los comunitarios y los de la gracia.

·         El natural apego he de purificarlo desde un amoroso desapego para querer en verdad y libertad a quien se murió, a los otros y a mí mismo.

·         Tengo que redimir el concepto insano de sufrimiento para no hacerme víctima, ni victimario.

·         Solo se transforma de raíz mi pena, si me transformo como doliente.

·         Mi ser querido muerto no arruinó mi existencia con su muerte. Mi ceguera ante la verdad de la vida y la muerte me hacen infeliz.

·         La tarea de duelo es una invitación a la reconstrucción de mi persona a vivir con hondura un proyecto vital ante mí, ante los hombres y ante Dios.

·         Después de una gran tribulación y un trabajo de elaboración, no puedo ser igual que antes, debo ser mejor. 

EL LUGAR, EL TIEMPO, LOS PARTICIPANTES

Elementos a tener en cuenta:

·         Hay que reunirse en un local de la parroquia que sea amplio, acogedor, límpio, cómodo, silencioso; que disponga de los recursos necesarios, como una pizarra; en el que sea posible colocar el mensaje del grupo.

·         El tiempo prudente de cada sesión: no superior a dos horas.

·         De marzo a Diciembre es un tiempo prudencia, siendo incluso mejor que concluya una semana después de la Navidad.

·         El grupo ha de estar abierto, con criterio discrecional, a todos los miembros de la familia. Aporta la ventaja de una sanación multidimensional comunitaria y ayuda a tomar conciencia de que los otros familiares también deben hacer el proceso del duelo. Si bien existen grupos específicos: solo para padres, para viudos, para huérfanos…

·         No conviene que el grupo sea numeroso. No debería pasar de doce miembros. Todos deben tener una identificación con su nombre escrito bien claro.

·         El grupo ha de facilitar la reinserción en la sociedad, no creando la mentalidad de que solo <<mi grupo>> me entiende y ayuda.